Tips para aprender a establecer tus tarifas como freelancer

12 ago, 2019   |   de Kysbel Hidalgo   |   Consejos, Dinero, Vida Freelancer

Cuando tomamos la decisión de ser trabajadores freelance, solemos pensar que la parte más difícil será conseguir nuestro primer cliente o mantenernos enfocados si trabajamos desde casa. Pero la realidad nos golpea, cuando llega ese tan esperado primer cliente y nos solicita un servicio estamos eufóricos, hasta que pregunta ¿cuánto me cobras por…? Y automáticamente nos quedamos en blanco, porque no tenemos la menor idea. A la velocidad de la luz, abrimos Google y tipeamos “redactor freelance tarifas” y nos sentimos frustrados, porque no hay una respuesta clara ante nuestra gran interrogante.

Tu trabajo ocupará gran parte de tu vida, y la única forma de estar bien contigo mismo es hacer lo que tú consideres un excelente trabajo. Y la única forma de hacer un excelente trabajo es amar lo que haces.

Steve Jobs

Sabemos que nuestro trabajo es bueno, pero no contamos con la experiencia o el reconocimiento como para que nuestro cliente lo sepa y acepte la tarifa que tal vez le presentemos. Tantos dolores de cabeza, sólo por determinar cuánto podemos cobrar. Es por ello que, en este artículo, les ayudaremos a establecer su propia calculadora freelance, para que logren estar al tanto de cuál debería ser su tarifa ideal. Porque para conocer cuánto deberíamos facturar, no solo basta con saber cuánto cobrar por hora de trabajo, va mucho más allá; implica conocer quiénes somos, cómo es nuestro estilo de vida y hacia donde deseamos ir. Porque aprender a cobrar lo justo no es una ciencia, sino un arte. Pero calma, no desesperen que ya iniciaremos con los consejos y las estrategias, para conocer cuánto cobrar cuando somos freelancers.

Calculadora freelance: Cuánto cobrar cuando eres freelancer

1) Estudiar el mercado

Esta tal vez sea la primera opción para muchos freelancers que se están iniciando en el mercado; ya que, en primera instancia, es la forma más sencilla de determinar cuál podría ser nuestra tarifa. Para estudiar el mercado, primero debemos analizar ciertos aspectos de nuestro trabajo, como lo son:

  • ¿Cuánta es mi experiencia como freelancer?
  • ¿Cuán bueno soy en mi especialidad o nicho?
  • ¿Cuán popular es mi trabajo?

La función que cumplen estas interrogantes es la de dar una perspectiva clara y realista, ante el estudio del mercado. Ahora bien, debemos investigar cuáles son las tarifas que poseen otros freelancers de nuestra misma área, de cara al préstamo de sus servicios. Para la investigación, debemos basarnos en que su grado de experiencia, calidad y popularidad, sea similar al nuestro. Si es difícil encontrar a otros freelancers que cumplan con todas estas características, debemos tomar en cuenta al menos una de ellas y promediar las tarifas de todos; de esta manera obtendremos la que podría ser nuestra tarifa base en función de dónde estamos ubicamos dentro de la industria.

El principal problema que presenta este método, es que no podremos saber de momento, si podríamos haber facturado más; aunque, desde el instante en el que comiencen a llegar las contrataciones, podremos validar si nuestra tarifa está acorde al mercado. Deben recordar que, aunque existan similitudes, no todos los trabajos son iguales; por lo que no deberían basar netamente su tarifa, en función del trabajo de otros freelancers.

2) Analizar nuestro estilo de vida y necesidades

Esta opción funciona de forma contraria a la investigación del mercado. Aquí en vez de analizar cuánto puede llegar a pagar el mercado por nuestros servicios, fijaremos nuestra tarifa en función del monto que necesitamos para poder mantener el estilo de vida que tenemos (o que deseamos). Este método se basa, en la falta de sentido que tiene promediar o copiar las tarifas de otros freelancers, si estas no nos alcanzarán para cubrir nuestras necesidades. Es por ello que es fundamental calcular nuestras tarifas de forma honesta, basándonos en cifras reales y tomando en consideración todos los aspectos que trae consigo ser un freelancer. Para determinar cuál será nuestra tarifa, debemos considerar nuestros gastos mensuales fijos como, por ejemplo:

  • Gastos personales (alimentación, alquiler, servicios básicos, transporte, pago de cuotas, entre otros).
  • Gastos de operación (equipo requerido para llevar a cabo nuestros servicios, insumos, posibles reparaciones, materiales, entre otros).
  • Gastos extras (impuestos, gastos médicos, posibles emergencias o imprevistos, fondo de ahorro, cotizaciones a la seguridad social, entre otros).

Ahora supongamos que todos estos gastos dieron como resultado que, necesitamos ganar 3000$ al mes. Esta cifra la debemos dividir entre el número de horas que deseamos trabajar por semana. Si, por ejemplo, pensamos en trabajar 10 horas diarias, de lunes a viernes:

  • 10*5=50 horas semanales.
  • 50*4= 200 horas mensuales.
  • 3000$/200 horas= 15$ la hora.

A partir de ese monto, es posible determinar cuánto podemos cobrar por un proyecto o cuánto podemos aumentar o bajar nuestras tarifas dependiendo del cliente. También es preciso tener en consideración que, si desean establecer un correcto plan financiero, deberán hacerlo por año. Esto se debe, a que deberán incluir entre sus honorarios, factores como las vacaciones, tiempos de lucro cesante, posibles periodos de enfermedad o momentos donde no haya tanto flujo de trabajo. Esto quiere decir que, la mejor opción es calcular los gastos para vivir cómodamente en base a un año. Adicionalmente, no deben olvidar que el tiempo invertido en gestión (respondiendo emails, llamadas telefónicas a los clientes, reuniones, entre otros), debe ser incluido en el tiempo laboral.

3) Reajustar sobre la marcha

Lograr descifrar cuánto podemos cobrar por nuestros servicios como freelancers, es un arte misterioso. Al iniciarnos en el mundo del freelance, no sabemos cuánto debemos cobrar y por lo general, nuestros clientes tampoco sabrán cuánto deberían pagar (aunque sí sabrán, cuánto no están dispuestos). Esto trae como consecuencia que, el monto que establezcamos inicialmente, posiblemente no sea el más adecuado.

Pero el lado positivo es que, podemos reajustar nuestras tarifas siempre que lo creamos pertinente. El constante crecimiento y la adquisición de experiencia, serán factores que nos ayudarán a darnos cuenta que podemos incrementar nuestras comisiones o que, por lo contrario, debemos bajarlas un poco. Lo mejor de este método, es que puede ajustarse proyecto a proyecto; por lo que llegar a nuestra tarifa ideal base, podría lograrse rápidamente. Este es un proceso de ensayo y error, por lo que no deben frustrarse. La experiencia estableciendo sus tarifas, los ayudará a determinar el modo en que cobrarán por sus proyectos o servicios, cada vez más rápido.

4) Aprender a decir “no”

Por lo general, en nuestros inicios como freelancers no solemos rechazar a ningún cliente. Esto se debe principalmente a que por ser nuevos y no contar aún con renombre, no nos llegan tantos proyectos como quisiéramos; e igual debemos pagar nuestros gastos. Esta situación trae como consecuencia que, aceptemos proyectos que en otras circunstancias no tomaríamos. Bien pueden ser proyectos con los que no nos sintamos a gusto, grandes proyectos que realicemos low cost o tratar con malos clientes.

Como freelancers, estamos a merced de que, en algún momento de nuestra carrera, debamos tratar con un mal cliente. Estos suelen ser los que no aceptan nuestras tarifas y piden rebaja de principio a fin, solicitan revisión o cambios a cada momento (aún y cuando se les entregue lo que ellos soliciten) o los que creen que pueden hacerlo mejor. En este caso, nuestro mejor escenario es mantener un perfil: honesto, profesional y firme. Debemos informar al cliente en todo momento de los pasos realizados, no debemos perder los estribos porque ante todo somos profesionales y debemos ser firmes ante nuestra posición como desarrolladores.

El saber decir que no, puede ahorrar muchísimos dolores de cabeza tanto a nosotros como a nuestro cliente. Si estos no están de acuerdo con nuestras tarifas, tal vez no sea nuestro el cliente ideal. Por otro lado, ya que está en nuestras manos el aceptar o rechazar un proyecto, debemos considerar aspectos fundamentales que, pueden garantizarnos una sana relación laboral; algunos de ellos son:

  • Asegurarse que ambos desean trabajar juntos: Debe existir confianza y buena comunicación; la química freelancer/cliente es un factor determinante ante el éxito de un proyecto.
  • Si el cliente no puede pagar la tarifa: Conversar si está dispuesto a aceptar una disminución en el trabajo principal, para de esta manera bajar los honorarios y que nuestra ganancia no se vea comprometida.

La comunicación con nuestros clientes debe ser fundamental, y en todo momento debemos ser honestos y realistas ante las expectativas establecidas por el cliente. Llevar una bitácora de trabajo y trazar un plan de resultados, puede brindar a ambas partes un grado de confianza y tranquilidad importantes.

5) Conocer los márgenes

Deben establecer el margen de ganancias que desean obtener por cada proyecto que realicen, por lo general los freelancers fijan un porcentaje entre el 20% y el 30%. Este valor va a depender tanto del trabajo que se realizará (si es más laborioso un mayor porcentaje de ganancia y un menor porcentaje si es un trabajo más sencillo) y de cada cuánto soliciten de nuestros servicios. Si con frecuencia realizamos proyectos pequeños, el margen de ganancia podría ser menor, garantizando de esta manera un flujo constante de trabajo sin poner en riesgo nuestra tarifa mínima; y si contamos con grandes proyectos (de 1 a 3 mensuales) podemos aumentar el margen de ganancias hasta el 40% o lo que consideremos pertinente.

A su vez, debemos tomar en consideración el margen por impuestos. La forma más sencilla de sacar este costo, es multiplicando el valor que calculamos por hora laboral por 1.5 o 2. Ya que, todo freelancer debe declarar y cancelar por sí mismo sus impuestos.

Todos estos consejos podrían ayudar con sus primeros pasos, en la etapa de conocer cuál será su tarifa como freelancers. Recuerden que no todo se logra a la primera, este mundo es un constante ensayo y error, por lo que lo más importante es iniciar y tomar la experiencia como una muestra para crecer. Pero si aún guardan dudas sobre cuánto cobrar como freelancers, podrían aplicar alguna de estas estrategias y así aprender a cobrar lo justo.

Estrategias para saber cuánto cobrar si eres freelancer

Ya hemos aprendido a calcular todos los costes que implica realizar nuestro trabajo como freelancers, además de los gastos a los que estamos sujetos. Ahora repasaremos tres estrategias que deben tener en consideración, para poder establecer cuánto cobrar por sus servicios y así preparar una oferta atractiva para los clientes.

Estrategia 1: Tasar nuestro valor aportado

Para trazar esta estrategia, debemos tomar en consideración qué es lo que podemos aportar a nuestros proyectos para hacerlos diferentes. Cuál es la marca característica que nos distingue y nos hace resaltar por sobre nuestros colegas; que a su vez hace que nuestros clientes nos aprecien y busquen a la hora de requerir servicios freelance.

El valor que podamos aportar a los proyectos de nuestros clientes como profesional freelancer, pueden ser estimados por medio de estos cuatro aspectos:

  • Experiencia: Es natural ver como freelancer que llevan años en el mercado poseen tarifas más elevadas; seguramente se habrán ganado un lugar en su área con años de trabajo duro y mucho esfuerzo. Pero, si estamos dando nuestros primeros pasos como freelancers, no podemos de momento cobrar tarifas tan elevadas basándonos en nuestra experiencia. A menos que, solicitemos los servicios de un consultor que pertenezca a nuestro sector; este deberá ser más experimentado que nosotros y nos ayudará en el proceso de guiar nuestro proyecto. Adicionalmente debe ser tomado en cuenta para la oferta.
  • Detallista de calidad: Este aspecto no puede ser observado a primera vista por nuestros clientes, pero lo notarán a medida que el proyecto sea desarrollado. El ser un profesional freelance comprometido, autoexigente, que cumple con los plazos de entrega, que cuida los detalles, que posee un estándar de calidad que no acepta menos que la excelencia. Eso cuenta y cuesta. Ser un freelancer tan comprometido con la excelencia requiere más tiempo e implicación emocional, esto se debe a que el trabajador tomará a pecho el proyecto y siempre buscará lo mejor, no es “solo un trabajo más”. Estos detalles deben ser resaltados ante el cliente, por medio de la tarifa establecida.
  • Conocimiento: Si en otras oportunidades hemos trabajado en el sector que maneja nuestro cliente, tenemos una clara ventaja; ya que, nuestra presencia aportará un valor adicional al proyecto en cuestión. Este detalle también debe ser incluido al momento de facturar, en razón de que actúa de forma similar a la experiencia.
  • Demanda: En el caso de pertenecer a un nicho donde existan pocos profesionales, el resaltar se convierte automáticamente en imprescindible. El sobresalir por la calidad de nuestro trabajo se convierte en un punto focal, en función de que, no solo atraerá más clientes, sino que, podremos aumentar un poco más el precio de nuestras tarifas. Por lo que es de suma importancia que seamos capaces de transmitir nuestra importancia a través de los contenidos que manejemos.

Estrategia 2: Establecer fases de implementación en el proyecto

En ocasiones es difícil establecer el valor de un proyecto porque pensamos que nuestro cliente verá que el monto de la tarifa es muy elevado; en este caso la táctica a utilizar es la de establecer fases de implementación. Con esta estrategia nuestro cliente será capaz de notar que entendemos la amplitud de su solicitud, porque iremos trabajando punto por punto, mientras vamos mostrando resultados y cobrando a la vez. Adicionalmente, el cliente será capaz de ver, que tomamos en consideración que su presupuesto para el proyecto es limitado, por lo que se sentirá más cómodo de saber que el trabajo que realizamos es acorde a lo presupuestado.

Para la ejecución de esta estrategia, nos basamos en la creencia de que el cliente verá costosa nuestra oferta global, pero la realidad es que no sabemos cuánto dinero tiene disponible para el proyecto. Por lo que plantear fases de ejecución y pago, es la mejor idea para que tanto ustedes reciban sus honorarios en base a los trabajos realizados, como para que el cliente vaya recibiendo sus servicios. Adicionalmente, esta estrategia también se presta para decidir hasta cuántos pasos del proyecto se desean implementar y en qué lapsos de tiempo; por lo que lograr la conformidad en ambas partes es más sencillo.

Estrategia 3: Observar a la competencia

Ya hablamos de esto al inicio del artículo y de cómo puede no ser lo ideal, porque no todos los proyectos, clientes, gastos particulares o estilos de vida, son iguales. Pero el observar a la competencia es una estrategia si lo enfocamos debidamente; ¿qué quiere decir esto? que no basaremos nuestras tarifas promediando las de otros freelancers, sino que usaremos su media para comparar las nuestras.

El principal motivo por el que debemos conocer las tarifas de nuestra competencia, es para no desfasarnos. Nuestros precios no deberían estar ni muy por encima ni muy por debajo, en comparación. Si comprobamos que un buen profesional colega nuestro, cobra 25$ por hora; no es del todo normal que nosotros cobremos 5$ o 100$. Un precio muy bajo no es bueno, porque no solo devaluamos nuestro trabajo, sino al mercado en general; mientras que un precio muy alto puede ahuyentar a nuestros potenciales clientes.

Recomendamos adicionalmente, realizar un benchmarking, para determinar con exactitud qué hacen los demás freelancers que pertenecen a nuestro nicho. Y por último, no deben olvidar tomar en cuenta todos sus costes, repasar los errores cometidos y corregirlos en la prontitud, determinar el margen de ganancia que desean facturar y comparar referencialmente el monto, con los de la competencia. Esto establecerá cuánto podrán cobrar por sus servicios como freelancer.

Si bien no existe una calculadora freelance, que compute la mejor tarifa para nuestro trabajo, existen métodos certeros para hacerlo. Como hemos podido conocer a lo largo del artículo, la manera más óptima de lograrlo, es siento sinceros, fijando objetivos claros y realistas. Después de todo, es de nuestro trabajo y futuro del que estamos hablando; por lo que la pregunta ya no es ¿cuánto cobrar por hora de trabajo? Si no, ¿cuán valioso es mi trabajo para un cliente?

Comiencen investigando el mercado, den sus primeros pasos para aprender a cobrar lo justo; tomen experiencia y evolucionen sus tarifas. Reajústenlas tanto como sea necesario hasta que se sientan satisfechos con el valor que le dan a su trabajo y que, a su vez, les ayude a mantener su estilo de vida.

Recuerden no devaluar su obra, porque esa acción sólo los estará perjudicando a ustedes mismos y al mercado freelancer en general. Establezcan mayores tarifas para los trabajos que no despierten su interés y observen como funciona en relación a sus clientes. No teman en rechazar trabajos mal pagados o a clientes que con los que no guarden buena química. Y una vez que estén establecidos, no olviden de incrementar sus tarifas conforme su experiencia y crecimiento lo vayan requiriendo. ¡Mucha suerte y éxitos!

Créditos de Imágenes

Kysbel Hidalgo

Abogada y Consultora en Criminalística de profesión. Redactora de Contenido y Artista Gráfica freelance. Petite, seriéfila y metódica. Amante de los dulces, el manga, las tortugas y la F1. ¡Viviendo cada día con hidalguía!

Suscríbete al newsletter de Mente Diamante

Regístrate con tu email para recibir novedades, noticias y consejos.

* No compartimos tu información personal con nadie. Al registrarte, aceptarás recibir ofertas, promociones y otros mensajes comerciales de Mente Diamante. Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comentarios