¿Cómo elaborar mi portafolio de trabajo?

02 feb, 2019   |   de Andrea Requena   |   Consejos, Herramientas, Recomendaciones

Todos conocemos el término "currículo", pero a veces cuando estamos trabajando en línea nos topamos con los portafolios de trabajo. Es importante aprender como armar un portafolio. Pero, ¿qué es eso exactamente? Se considera como la presentación o muestra de habilidades, exponen la experiencia laboral y las áreas donde nos destacamos. Es decir, son el mejor acompañante del currículo y dependiendo de la carrera o profesión, brindan un vistazo de las metas y proyectos realizados.

El estilo es una forma de decir quién eres sin tener que hablar.

Christian Dior

Este recurso es utilizado más que todo por las personas dedicadas al diseño, bien sea gráfico o arquitectónico, ideal para artistas, fotógrafos y algunos administradores de empresa, ya que da una referencia sobre la cantidad y calidad de clientes, demás se convierte en una ventaja para adquirir futuros consumidores, donde tendrán acceso al estilo y el alcance del artista.

Para poder realizar un portafolio de acuerdo a nuestras necesidades, primero debemos conocer cuáles es la variedad que ofrecen, por ello los invitamos a seguir leyendo para descubrir los tipos de portafolio.

Tipos de portafolio

1) Portafolio web

Son los más populares, interactivos, dinámicos y no se anclan a las limitaciones de un papel o documento, actualmente los diseñadores dedicados poseen sitios web, bien sea enlaces personalizados o mediante redes sociales como Instagram.

Son portafolios fáciles de compartir, solo basta con enviar un enlace o posicionarlo en una tarjeta de presentación, brindan al diseñador un estilo totalmente personalizado, como se mencionó con anterioridad, su presentación es más interactiva con los clientes, además de que permite actualizar o modificar parte del contenido, manteniendo a los espectadores al tanto de los cambios y las mejoras como profesional.

Como todo buen trabajo, su creación y administración requiere de más tiempo, se debe prestar atención al comportamiento o visualización en diferentes ordenadores, navegadores y hasta en teléfonos inteligentes. A su vez se requiere de un conocimiento técnico básico para su configuración o actualización, en caso tal de que se requiera de un tercero que se encargue de eso, se debe evaluar los costos y beneficios, debemos recordar que, si utilizamos dominios web, acarrea un costo mensual. Por eso muchos emprendedores han adaptado sus diseños e ideas a plataformas como Instagram, donde pueden exponer de manera económica (pero también limitada) sus trabajos.

2) Portafolio PDF

Es un documento en formato PDF, sin embargo, su acabado dependerá de mucha creatividad al encontrarse limitado por la falta de interacciones entonces ¿cómo hacer un portafolio digital? Sencillo, son creados por software gráficos como Photoshop e InDesign, la pieza tiende a ser estilo folleto o flyer, donde se recomienda mostrar ejemplos acompañado de proyectos, descripciones y metas alcanzadas.

Estos formatos facilitan su reproducción por correo electrónico, le restan al usuario preocupaciones acerca del acabado o la visualización en otros ordenadores o navegadores, es más sencillo de crear y consume menos tiempo, si el tamaño lo permite tiene el control de diseño sin tener que preocuparse por los problemas del navegador web, pero resulta ser menos eficaz que un diseño web.

3) Portafolio clásico

Se conoce como una especie de libro con ejemplares y muestras impresas, aunque vivimos en una época donde digitalizamos todo, este tipo de portafolios favorece la visualización de los trabajos que, si se necesitan comercializar en físico, como panfletos, portadas de libros, portadas de revistas, entre otros. También busca mostrar las obras en formatos cien por ciento final y a escala real, además favorece la naturaleza gráfica impresa de la muestra.

Entre sus desventajas tenemos, la incapacidad de reproducirse o enviarse lejos con facilidad, además de que, si es retenido mucho tiempo y no se cuenta con un respaldo, podía atrasar la reunión con otros clientes.

El tipo de portafolio que decidamos usar, dependerá de nuestro tiempo disponible, creatividad y presupuesto, como herramienta de marketing personal, debemos trabajar duro para que refleje todos nuestros talentos y poder conseguir el trabajo o cliente ideal. Recordemos que no podemos extendernos, así que debemos escoger las piezas claves que conforman nuestras habilidades.

¿Cómo estructuramos un portafolio de trabajo?

  • Se seleccionan los mejores trabajos y se clasifican por categorías. Ejemplo si es un portafolio de trabajo arquitectura, se puede empezar por planos en AutoCAD, 2D, 3D, separarlo por tipo de estructura, casas, edificios, centros de interés, entre otros.
  • Luego se comparan para ver cuáles son los más destacados, se pueden escoger mediante investigaciones acerca de la demanda en el mundo laboral. Ejemplo si en el mundo del diseño gráfico, el lettering tiene una demanda mayor si es realizado tipo caligrafía, se escogen los más creativos y llamativos.
  • Si se está diseñando para aplicar a un empleo especifico, se debe enfocar la selección de las muestras. Ejemplo, si el objetivo es diseño de páginas web, no hay que perder tiempo escogiendo logos o fotografías.
  • Hay que organizar el contenido, dándole un contexto, desde lo más destacado hasta lo más simple.
  • Si el portafolio es digital, se puede subir en redes sociales o páginas de internet, facilitando el acceso.
  • Si el portafolio es clásico, lo mejor es organizarlo en una carpeta y exhibir un trabajo por página.

Los 3 NO de un portafolio de trabajo

  1. NO debe ser un historial de toda nuestra carrera, su contenido es representativo y seleccionado con premeditación.
  2. NO se debe incluir los cursos realizados o programas manejados, este tipo de información se refiere en los currículos
  3. NO olvidemos identificar nuestro trabajo, “todo artista firma su obra”, además de facilitar información de contacto, para nuestros clientes.

¿Cuál es la importancia del portafolio de trabajo?

  • Se convierte en una tarjeta de presentación personal y un apoyo para el currículo al momento de buscar trabajo o contactar clientes.
  • Permite administrar los trabajos más destacados.
  • Los diseñadores pueden estimar el estilo en el cual destacan, cuales son sus fortalezas y debilidades.
  • Sirve de oportunidades de mejora, donde podemos competir con nosotros mismos, admirando nuestro trabajo y haciéndolo de mejor calidad.
  • Refleja el carácter, la personalidad y la experiencia de su diseñador.

Todo trabajador activo, necesita un portafolio creativo por eso¡No esperemos más y manos a la obra! Sean creativos y directos, utilicen estos consejos para elaborar su portafolio de trabajo para freelancers y para diseñadores.

Créditos de Imágenes

Andrea Requena

ing. mecánico, cáncer ascendente leo, amante de la música, la matemática y la astrología, diseñadora de accesorios, blogger de lifestyle y moda, pescetariana, ambidiestra, lectora empedernida y con fobia a los monos.