BRAINSTORM: Un MÉTODO para hacer FLUIR nuestras IDEAS

06 nov, 2019   |   de Andrea Requena   |   Emprendimiento, Herramientas, Motivación

Como se utiliza el brainstorming y más...

Considerada como una estrategia muy popular, utilizada para encontrar ideas basada en la creatividad espontánea y sin filtros, consistente en entrenar el cerebro para desencadenar una “lluvia de ideas” y plasmarlas sin censura o limitaciones.

Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.

Mark Twain

Fue formulada por primera vez en 1939 por el autor estadounidense Alex F. Osborn y desarrollada por el teórico de la gestión Charles Hutchison Clark, cuyo objetivo principal es la recopilación rápida de ideas, pidiendo a los participantes que simplemente den todo lo que tienen.

Antes de empezar deberíamos repasar... ¿Qué es el Brainstorming?

El brainstorming o lluvia de ideas es una técnica en la que se reúnen varios miembros de un mismo equipo para discutir un tema previamente establecido, sobre el que van aportando el mayor número de ideas posibles en un marco de tiempo determinado.

La filosofía de la lluvia de ideas

Este es un escenario de pura creatividad, no se juzga ni se critican las ideas de los demás, todas tienen el mismo valor e interés. Además, se realiza en un ambiente informal, relajado y abierto para que la inspiración fluya sin ningún tipo de presión, todos los miembros deben participar sin importar la naturaleza de su idea.

El objetivo de este método es enfrentar de manera conjunta un problema y encontrar su solución, explotando la creatividad e iniciativa de los miembros del equipo de trabajo, además de motivarlos a participar y favorecer las relaciones laborales entre los integrantes.

¿Cuándo podemos acudir al brainstorming?

Generalmente, es útil cuando se necesitan generar muchas nuevas ideas, es recomendable aplicarlo cuando un equipo está intentando resolver un problema cuya solución parece estar alejada de una deducción lógica y es el pensamiento lateral el que tiene que entrar en juego.

Es necesario estructurar estas sesiones y seguir una serie de reglas, el problema o reto se presenta de una manera neutral y, a partir de ahí, los participantes aportan sus ideas de manera espontánea para llegar a una solución.

Para que una sesión sea productiva, deben respetarse unas reglas básicas y los elementos de la lluvia de ideas marcados por Alex Osborn.

  1. Eliminar las críticas y evitar juzgar. Ya que van a interferir de manera negativa en la generación de ideas, por eso debemos evitar las críticas y el juicio de ideas generadas, ya que se trata de fomentar una atmósfera creativa donde las ideas son bienvenidas
  2. Acumular una gran cantidad de ideas. Las ideas creativas surgen menos frecuentemente de lo que parece, a más ideas, más probabilidades de tener soluciones creativas, por eso hay que poner sobre papel muchas ideas para elegir y a las que dar forma. Las primeras ideas que surgen suelen ser muy simples, por eso, mientras más mejor.
  3. Construcción y motivación. El líder de la discusión debe animar a los participantes de la sesión a que desarrollen, mejoren o enriquezcan los aportes de los demás.
  4. Fomentar el planteamiento de ideas salvajes y exageradas. Es más fácil llegar a una solución creativa cuando los participantes no encuentran límites en sus pensamientos. Todas las ideas son bienvenidas, es importante que el líder de la sesión sea capaz de generar un ambiente favorable en el que los miembros del equipo no teman decir lo que están pensando.

Cómo hacer un brainstorming paso a paso

El brainstorming se caracteriza por su simpleza, ya que no requiere de semanas de planificación y para su ejecución, pero, si es obligatorio que los integrantes se reúnan y conozcan el problema y sus causas, de pies a cabeza.

Sin embargo, la persona que asume el rol de líder de la discusión, puede contar con diferentes métodos y ejercicios que fomenten el desempeño de la reunión para que los resultados sean aún más favorables, por ende, se requiere de mejor planificación para este papel, al fin y al cabo, toda sesión requiere una buena moderación.

Una vez que todos los participantes hayan entendido las reglas, podemos comenzar la sesión que, normalmente, se desarrolla en los siguientes pasos:

Paso 1: Creación del grupo de participantes, es recomendable una sesión entre 5 y 7 personas, que nunca supere los 12 integrantes. Todos deben tener un interés particular en resolver el problema y el conocimiento necesario sobre el tema.

Paso 2: Selección del coordinador que guiará el proceso y se encargará de que se respeten todas las normas. Normalmente es la persona que solicita la reunión

Paso 3: Selección de un medio para la recolección de información, para anotar todas las ideas que vayan surgiendo, podemos usar desde post-its, folios o un documento en Excel, que no quede ninguna idea sin registrar.

Paso 4: Elección de una localización para la sesión, normalmente se realizan dentro de la misma área de trabajo, siempre y cuando sea lo suficientemente espacioso para asegurar la participación de todos los miembros.

Antes de comenzar la sesión, el coordinador debe recordar las normas y exponer el problema de forma neutral para que comience la tormenta de ideas. Una sesión de brainstorming bien ejecutada es una gran herramienta para solucionar los problemas a los que día a día se enfrentan los equipos de trabajo.

Variantes del brainstorming

El significado del brainstorming clásico, como lo concibieron Osborn y Clark, presupone que el grupo se lleva bien y genera una tormenta creativa de ideas con el menor número de reglas y restricciones,

Pero la realidad del entorno laboral actual ha creado nuevas variantes, ya que cada vez más oficinas utilizan plataformas online y softwares para intercambiar y desarrollar ideas.

Las herramientas de trabajo en grupo son cada vez más sofisticadas y ofrecen oportunidades para el intercambio productivo. Sin embargo, se plantea la duda de si esto puede seguir considerándose una lluvia de ideas.También algunas de las siguientes variantes se desvían claramente del concepto de brainstorming según Osborn y Clark.

1) ABC Brainstorming

Intenta hacer de la lluvia de ideas un esquema ordenado, ya que se busca una idea para cada letra del abecedario, se puede trabajar siguiendo estrictamente el orden alfabético o dejar que las letras se escojan libremente a medida que avanza la sesión.

Es un método popular cuando el grupo se estanca y no avanza, es adecuado cuando se trata de encontrar un nombre o un eslogan publicitario. Sin embargo, uno de sus inconvenientes es que los participantes pueden limitar su creatividad al depender de una letra.

2) Brainstorming electrónico

Podemos utilizar plataformas que permiten reunir a los participantes en grupos y pedirles que dejen sus ideas en forma de posts. Hay que establecer un plazo lo más corto posible para favorecer la espontaneidad de las ideas.

Se dispone de varias opciones para el brainstorming electrónico, como la creación de un foro, una plataforma de equipo o un documento común. La videoconferencia es lo más cercano al método clásico.

La labor del moderador es también más desafiante en esta variante, pues tiene que hacer frente a las condiciones especiales y los obstáculos técnicos del medio electrónico.

3) Brainwriting

A diferencia del brainstorming clásico, se basa en la escritura y recopilación individual de ideas, el moderador asigna un tiempo determinado para escribir y recoge las notas, se discuten las ideas y se plantean mejoras. Las ideas son a menudo anónimas y se discuten sin referencia personal.

El brainwriting facilita a los participantes introvertidos la participación activa en la sesión, lo que favorece que también se revelen ideas que ni si quiera se expresan en el contexto clásico del brainstorming, por lo que se crea la deseada igualdad de oportunidades para todos los participantes, además se asegura la documentación de todas las ideas.

4) Brainwalking

La creatividad de los participantes se incentiva por medio del uso de notas y carteles en toda el área de trabajo. Los participantes tienen la oportunidad de recopilar sus ideas en estos carteles, de tal modo que al final se obtiene una colección de ideas.

El brainwalking rompe un marco estrictamente establecido, como lo es la reunión y se centra más en los participantes formulando ideas espontáneas en durante su trabajo diario.

El objetivo es entrenar el cerebro para estimular la creatividad, mejorar la memoria y la percepción, puede ser considerado más como una técnica de aptitud mental que un método de lluvia de ideas. Sin embargo, es factible integrar pequeñas sesiones de lluvia de ideas en una actividad como esta, al final de cuentas moverse tiene efectos beneficiosos en el pensamiento creativo.

Sesión de brainstorming: Consejos para una buena moderación

Durante la sesión el flujo de ideas es fundamental después de recolectar una gran cantidad, se trata de filtrar las ideas que prometen tener mayor éxito.

Muchas sesiones de brainstorming desarrollan su propia dinámica de una forma descontrolada y no se llega a nada, esto normalmente sucede porque, a menudo, el grupo se queda estancado en una idea determinada y busca desarrollar a como de lugar, a pesar de que la lluvia de ideas debe basarse más en la recolección que en el desarrollo.

Por eso el moderador desempeña un papel importante, ya que, aunque no hay jerarquías, alguien debe encargarse de dirigir la sesión en la dirección deseada y saber dar los impulsos apropiados. Algunos consejos sobre cómo influir positivamente en la lluvia de ideas:

  • Hay que dirigirse a aquellas personas que aún no han tomado la palabra, pero si el participante no tiene ninguna idea, está bien, proseguimos naturalmente con la sesión, asegurándonos de que los que no ha podido aportar ideas no se sientan culpables.
  • Hacer una breve referencia a una idea ya formulada, esta puede ser mejorada o incluso dar pie a otras ideas.
  • Elogiar las nuevas ideas en el momento, estos pequeños mecanismos de recompensa a menudo incentivan la creatividad y relajan la atmósfera, ya que los participantes se sienten más dispuestos y cómodos al momento de compartir sus ideas.
  • Cuando no surgen más ideas es recomendable tomar un descanso, así cuando la sesión comience de nuevo, los participantes ya habrán repuesto su energía o, en el mejor de los casos, habrán tenido una nueva idea.
  • Anotar las ideas, bien sea en una pizarra para que todos los participantes puedan ver el progreso, a menudo, esta simple actividad tiene un efecto motivador.
  • En muchos casos puede ser útil abandonar el lugar de trabajo para realizar la sesión de brainstorming, si se trata de un grupo pequeño, una caminata puede sentarles muy bien.

Evaluación de los resultados de la lluvia de ideas

Al evaluar una sesión de brainstorming, resulta muy útil abrir una ronda de discusión en la que las ideas se van filtrando gradualmente. El moderador puede dirigir la discusión e ir eliminando ideas por medio de una votación hasta que se determine una ganadora.

Finalmente, se realiza un debate abierto que debe seguir involucrando a todos los participantes, es importante proceder con objetividad y darle a todos la oportunidad de discutir con más detalle las ideas que fueron lanzadas al aire y explicar su origen y aplicación, cabe destacar que esta actividad tiende a inspirar aportes más valiosos. La evaluación conjunta de la lluvia de ideas es una parte fundamental del proceso.

Otro método popular de evaluación es el procedimiento de exclusión, donde las ideas menos convincentes se van eliminando poco a poco hasta que queda una, su estilo de discusión es argumentativo y comparativo.

Este método aporta un elemento competitivo a la discusión y puede llegar a crear incluso una tensión sana y motivadora. El brainstorming es una técnica emocionante porque, teóricamente, cada idea tiene la oportunidad de ganar, sin importar quien la formulo o que tan descabellada sea.

Se trata de una técnica que suele utilizarse para afrontar un problema y encontrar una solución de manera conjunta utilizando la experiencia de todos los miembros de un equipo y creando una atmósfera de unión y cooperación, lo cual es beneficioso para el ambiente de trabajo, ya que Favorece la colaboración, porque involucra a todos los miembros de diferentes equipos en temas de gran importancia para la empresa

Es útil tanto si se trabaja en grupo como de manera individual, ya que el brainstorming individual presenta grandes beneficios y ayuda a desarrollar la creatividad personal.

Créditos de Imágenes

Andrea Requena

ing. mecánico, cáncer ascendente leo, amante de la música, la matemática y la astrología, diseñadora de accesorios, blogger de lifestyle y moda, pescetariana, ambidiestra, lectora empedernida y con fobia a los monos.

Mensajes Relacionados
Side Hustle: La importancia del Emprendimiento para las mentes jóvenes

Descubran lo que es el Side Hustle, cómo crearlo y cómo les puede beneficiar si son emprendedores jóvenes.

La puntualidad: una cualidad excepcional para los negocios

La puntualidad, una característica que nos hace resaltar frente a un grupo de personas. Es una de los valores más importantes para surgir como profesional. Descubran su importancia y beneficios.

¿Cómo conocer al cliente ideal de una empresa?

Aprendamos juntos a conocer al cliente ideal para nuestra empresa o producto y crezcamos todos unidos a través del negocio de la oferta, la demanda y calidad de nuestros servicios.

Claves para emprender mi propio negocio en el mundo digital

Emprender en internet ahora es posible. Nuevas tecnologías permiten crear una empresa online y reducir costos. Aprendan cómo crear un negocio digital en este artículo.

Suscríbete al newsletter de Mente Diamante

Regístrate con tu email para recibir novedades, noticias y consejos.

* No compartimos tu información personal con nadie. Al registrarte, aceptarás recibir ofertas, promociones y otros mensajes comerciales de Mente Diamante. Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comentarios